sábado, 19 de abril de 2008

“Posdata; Te amo”, La viudez en los matrimonios jóvenes.



















He escogido un tema polémico, una publicación que enfrentará posiciones, pero que hoy por hoy, es sumamente atractivo, por su complejidad y porque inequívocamente, la viudez es una de las posibilidades que pocas veces imaginamos se presentará tempranamente, cuando se empieza a consolidar una relación de pareja. De alguna forma la película “Posdata; Te amo”, no es una cátedra lo suficientemente estricta y formal, de cómo afrontar la verdadera raíz del problema, pero es una provocadora excusa para plantearla y dejarla brotar. Aquellos que sostienen que la vida en pareja, es un nuevo ente, que tiene que ser ingeniosamente construido a partir de dos voluntades parecidas o disímiles, pero que intenten transitar en un mismo sentido, a una misma velocidad, y durante un periodo máximo de tiempo, les debería inquietar sobremanera, cómo es que un evento teóricamente viable, se pueda convertir en un oscuro escenario de sufrimiento y de insatisfacción humana. Únicamente me estoy refiriendo al proceso de convivencia y sus variables. Recuerdo que los consejeros matrimoniales, nos hablaban con brillantez y elocuencia, de los objetivos comunes, es decir, del dar y recibir, del rechazo a lo rutinario, la admiración y el respeto, el cuidado de lo personal, la comunicación, la amistad y el compañerismo, la discusión razonada, la sexualidad, el diferenciar la plenitud de la intensidad etc., como exigencias elementales y vitales, de una convivencia adecuada. Aparentemente, estos niveles de exigencia, deseables, perfectos o quizás inaceptables, parecieran formar parte de un meticuloso control de calidad, como en los modernos procesos industriales, los mismos que funcionan con un estricto rango de conformidad y otro de rechazo o no conformidad. Cuando Sócrates afirmaba, el amor es, “desear que la persona amada sea lo más feliz posible", y "lo semejante es amigo de lo semejante", a qué rara definición se refería este pensador. Supongo que no estaba lejos de la realidad, pero tampoco tan cerca. Me pregunto si es difícil comprender que, dentro de la vida en pareja y en el juego del amor, existen modelos de comportamiento preestablecidos o es la improvisación, la que nos deriva al laberinto, donde se complica o frustra su realización. Nadie, que yo conozca, se ha puesto de acuerdo en el tema. Las opiniones son diversas y contradictorias y mucho más aún cuando la muerte de una de las partes, se presenta en forma intempestiva. Es algo anormal, impensado, impredecible pero posible. Este es el tema de fondo del film “Posdata; Te amo”. No es una película romántica común, es una buena propuesta, dramática y divertida, con toques finos de humor, pero que nos provee de un claro mensaje, a través de una historia central y varias accesorias, que se relacionan con prudencia, pero que parecieran no terminar de armarse del todo y viajar en la nebulosa. No sería caballeroso de mi parte, calificar el mensaje de este largometraje como feminista o rebajarlo a una definición tan desproporcionada, como el de un pequeño manual de la viudez femenina, pero si llegué a percibir un ligero tufillo o una posible intencionalidad. Habrá que confirmarlo o desecharlo. Ahí se contextualiza el reto de éste blog. Quizás el film pase a un segundo plano. Rescatemos lo que nos sirve como una lección que tenemos que tomar en cuenta por más extraña que parezca.

Repasemos un poco sobre el concepto del matrimonio, pero no en una forma estrictamente convencional. Continuemos con el ejemplo de un sistema de control de la calidad. En éste, existe una estandarización de la norma que la hace eficiente o ineficiente. Qué es lo que sugiera la norma en el caso del matrimonio. Se debe tener una pareja estable entre los 25 y 30 años de edad. .Esto genera que las mujeres empiecen a preocuparse de su soltería a partir de los 25 años y los hombres a partir de los 30. Esta preocupación suele crear tensiones que se agravan por las presiones familiares. Por eso, muchas personas aseguran la opción de comprometerse a una relación supuestamente estable, tener hijos y cumplir con las expectativas sociales y familiares, evitando riesgos innecesarios. Esto es lo que dice la norma, generalmente aceptada y establecida por los cánones religiosos, culturales y sociales. Pero, hoy en día, la norma, es un irrespetuoso saludo a la bandera, hecho que me parece saludable e higiénico, para que las personas se concentren, la mayoría, en utilizar diferentes posibilidades, según lo que el mercado del amor legal y socialmente aceptado, nos ofrece. Mujeres que ya han alcanzado la independencia económica en base a su talento y esfuerzo, son las grandes revolucionarias de estos conceptos. Por lo tanto, hoy nos encontramos con que el matrimonio ha pasado a un segundo o tercer plano, el hombre perdió estabilidad emocional, y como lógica consecuencia el intervalo de edades, de las cuáles hablábamos, han dado una vuelta de tuerca, seguramente justificados. Las mujeres ya entendieron y definieron su rol en la evolución de las relaciones interpersonales y lo imponen con original estilo, a sabiendas que lo importante es ahora, el manejo adecuado del pensamiento asertivo, del cerebro y no del corazón, por lo tanto el hombre se encuentra confundido y hasta superado por la nueva tendencia y aún no logra plantear alternativas que puedan involucionar el nuevo ritmo del siglo XXI, que las mujeres han logrado establecer en los diferentes campos del desarrollo humano. Algunos dicen que el machismo es una llave maestra que utilizaron los hombres durante siglos y que hoy esa llave está en posesión de las mujeres, cosa rara, porque la mujer terminaría siendo machista y el hombre un híbrido desubicado. Supongo que, duela a quien le duela, la historia comienza a darles la razón a las damas. Esperemos que no se desborden, no hagan una apología de la lucha de sexos y la erradicación del género, manteniendo la calma y el orden, no cometiendo los mismos errores que los hombres. Ojo, que no estoy discriminando a los homosexuales, ni a las otras modalidades existentes, porque la película no da esa alternativa como trascendente. El hombre, mientras tanto, no debería, desde el odio y el resentimiento, vociferar y agravar el asunto, sino empezar a construir una nueva posibilidad de consenso. Todos somos iguales, eso nos da alguna esperanza. En cuanto a la religión, muchos disconformes les recomiendan más marketing e investigación de mercados, porque a ellos si se les gastó el discurso. Hace mucho, un tío me decía que si ponían una boletería en la puerta de una iglesia, la asistencia y la recaudación, para el mantenimiento del sistema, hubiera destruido al catolicismo. Hoy en día, esta teoría sería obsoleta. No hubo que poner boleterías, simplemente otros, más coherentes y modernos, supieron armar mejor el nuevo proyecto, le dieron más perspectiva y dinamismo, cambiaron la forma pero no el fondo, porque Dios, sigue siendo el presidente del directorio.

La muerte del cónyuge suele convertirse en uno de los factores más estresantes y desgarradores en la vida de cualesquier ser humano. Por factores biológicos, estilos de vida, y por la costumbre social que deriva en que los hombres se casan con mujeres menores o las mujeres menores atrapan a los hombres mayores, la probabilidad que las mujeres se queden viudas es de casi, seis a uno. La mujer viuda no es igual que el hombre viudo. No solamente porque son mayoría y estarían genéticamente acostumbradas a esto, sino porque las mujeres son madres, y como tales, han logrado controlar el sufrimiento con estoicismo. Pierden hijos al nacer éstos, muy pequeños o en el transcurrir de sus vidas, inconmensurable sufrimiento, no se puede volver al pasado, se pierde parte de la vida. Por eso el sentimiento de los hijos hacia la madre, es más profundo que hacia el padre. Cuando se quiere insultar o degradar a un semejante, no se le nombra al padre sino a la madre, o ustedes escuchan con frecuencia una mentada de padre. Absurdo y risible. La crianza siempre fue de la madre, salvo honrosas excepciones, lo que le concedió a la mujer un carácter más inclinado a tomar el toro por las astas, llevar la batuta y saberla administrar. En cambio, el hombre viudo suele tener un problema casi insuperable, un panorama negro, porque normalmente, no ha cultivado las relaciones emocionales y estrechas con los hijos y se ha convertido en un simple proveedor de bienes. No aporta tanto en el cuidado espiritual y formativo de los hijos. Desde el punto de vista sexual, la viudez implica una pérdida de contacto físico considerable y difícil de sustituir. Aunque la pareja haya dejado de tener relaciones sexuales, el contacto físico, el dormir juntos, abrazarse, acariciarse es parte esencial de la vida de en pareja, así como lo es la presencia misma de la otra persona, que está junto a uno a pesar de estar lejos de uno, en muchos casos. Pero que es lo que pasa cuando la viudez llega en la primera etapa de la relación matrimonial, cuando no hay hijos pero si proyectos, cuando el amor se ha ido construyendo, con sus idas y vueltas, pero empezaba a consolidarse, a madurar y comenzar a disfrutarlo. Cómo se puede asumir la pérdida, cuando ésta sorprende y aniquila la sensibilidad del más insensible de los seres humanos. Al ser una situación poco común, ya que la viudez ocurre generalmente en la tercera edad, las personas tienen dificultad de aceptar la realidad y de proyectar el futuro inmediato. Existe un estado depresivo, que se va superando con ayuda especializada, pero que no es la solución al problema. Acá juega un papel definitivo, la familia y los amigos. No los conocidos ni los compañeros de trabajo, que solo estorban y confunden, sino los verdaderos afectos, los que van a ayudar a la persona a intentar superar sus temores y la sensación de pérdida. Muchos confunden al luto con el ponerse un traje negro por un cierto tiempo. Esto no es exacto porque el duelo va por dentro y no tiene color. Por lo tanto la ayuda especializada más la ayuda familiar y amical, son el elemento inicial para empezar a reconstruir un dolor agobiante e incurable. No olvidemos que una mujer viuda no es tan atractiva como una soltera o una separada. Hay cierta reticencia por parte de las personas, sobretodo de los hombres, en fijarse en un ser viudo como el complemento perfecto. Esto no es ninguna regla establecida. Hay muchos casos en donde una viuda joven logra superar el dolor y volver a conformar una relación amorosa fructífera, aunque siempre queda el recuerdo y se caigan en pozos depresivos de vez en cuando. Pero esta es una opinión teórica y circunstancial que propongo, para darle pie a lo que se trata de explicar en el desarrollo de la película “Posdata; Te amo”.

Antes de entrar en materia, esta vez no voy a considerar una historia del género, porque es una combinación de drama, romance y comedia, lo que resultaría tedioso exponer. Quisiera empezar por una descripción del director guionista e intérpretes, para que vayan ambientándose, a quienes forman parte de este particular film que no es un brillante de kilates, pero que se deja ver, sentir y disfrutar, por su originalidad y temática. La dirección y guión son de Richard LaGravenese. Este señor es un prolífico y exitoso guionista norteamericano, que ha escrito con bastante aceptación guiones proyectados hacia películas de parejas formadas o por formarse, en donde el tratamiento dramático y romántico sumado a una buena dosis de comedia, conforman su especialidad. Escribió guiones como, “El Rey Pescador” o “The fisher king”, 1991, de Terry Gilliam, donde fue nominado al Oscar, pero perdió a manos de Callie Khouri por su extraordinario guión original de la película “Thelma & Louise” del maestro Ridley Scott. Fue el año en que “El Silencio de los Inocentes”, se llevó los galardones más importantes; de 07 nominaciones, 05 Oscares. “El Rey Pescador”, es protagonizado por Robin Williams, nominado a mejor actor principal, Jeff Bridges y Mercedes Ruehl, quien se llevó el Oscar por mejor actriz secundaria. Luego escribe el guión de “The Ref”, 1994, una buena comedia con Kevin Spacey, Denis Leary y Judy Davis, pero que no trascendió a mayores. Al año siguiente, realiza el guión para el film “A Little Princess”, dirigida por el mexicano Alfonso Cuarón, una interesante aventura fantástica, que tuvo 02 nominaciones al Oscar, por fotografía y dirección artística. Recordemos que Cuarón ha dirigido muy buenos films como, “Grandes esperanzas”, “Y tu mamá también”, “Harry Potter y el prisionero de Azkaban”, “Hijos de los hombres” y uno de los capítulos de “Paris, je t'aime” en el 2006. Estamos hablando todo un personaje de la cinematografía actual. LaGravenese, tiene su año más intenso en 1995. Además de “A Little Princess”, escribió los guiones de “Los Puentes de Madison”, de Clint Eastwood, donde actúa éste con Meryl Streep, en donde me atrevería a señalar que Meryl Streep le baja todo lo macho a Clint Eastwood y lo hace actuar como un perfecto romántico, duro pero enamorado. Quizás sea una de las poquísimas oportunidades en donde Eastwood se atreve a cambiar su mágnum 44 por un arma más letal, el amor hacia una mujer casada. Esta película es 100% recomendable. Ese mismo año, LaGravenese, escribe “Unstrung Heroes”, un melodrama dirigido por la actriz Diane Keaton, que recuerdo, fue muy bien calificado en esa década. Actúan Andie MacDowell y John Turturro, y también es un film recomendable. En 1996, construye el guión para una muy buena película, “The Mirror has two Faces”, donde vuelve a dirigir una actriz, Barbra Streisand, y en donde actúan una serie de buenos interpretes, como la misma Barbra Streisand, Jeff Bridges, Pierce Brosnan, Lauren Bacall, Mimi Rogers, George Segal y Brenda Vaccaro. Es una comedia romántica con algunos toques de drama, donde tanto Barbra Streisand y Jeff Bridges hacen de las suyas. 100% recomendable para pasar un buen rato. Dos años después escribe, para mí, su mejor guión, “El Hombre que susurraba a los Caballos”, de Robert Redford, quien también actúa al lado de Kristin Scott Thomas, Sam Neill, la genial Dianne Wiest, Scarlett Johansson, de niña y un actorazo como Chris Cooper. Es un drama romántico que tiene de todo y para todos los gustos, Un relato muy emotivo, conmovedor y atrapante, con un desenlace muy poco acostumbrado. 100% recomendable. En 1998 escribe y dirige su ópera prima, “Living Out Loud”, donde actúan Holly Hunter, Danny DeVito, Queen Latifah y Martin Donovan, entre otros. Es un drama que encierra muchas lecciones y mensajes de vida. Un aceptable debut como director, aunque muchos lo tacharon de ser una mezcla de Redford y Altman. Ese año completa su actividad cinematográfica escribiendo “Beloved”, de Jonathan Demme, con actuaciones de Oprah Winfrey, Danny Glover, Thandie Newton. Es un drama referido a la discriminación racial y la esclavitud. Fue una película que recibió muy buenos, pero también muy malos comentarios, ya que era redundante y sobretodo demasiada extensa. No he tenido oportunidad de visionar éste film, por lo que no podría recomendarlo. Desde 1998, Richard LaGravenese, se ausentó hasta el año 2003, cuando escribe el guión del documental “A Decade Under the Influence”, que lo dirige conjuntamente con Ted Demme. Este documental trataba de la importancia de la década de los setenta en el mundo del cine. Derrotado El documental se centra en el cambio de tendencia que esa década supuso en la manera de contar historias en el séptimo arte, y de cómo en esos años directores americanos como Francis Ford Coppola, Martín Scorsese, Robert Altman, Peter Bogdanovich, William Friedkin, Roger Corman, Paul Schrader, etc., casi todos influidos por visionarios directores extranjeros como Godard, Antonioni, Kurosawa o Fellini, revolucionaron el mundo del cine para siempre. En el 2005 hizo el guión de la película “Monster-In-law”, de Robert Luketic, una comedia romántica donde reaparece Jane Fonda, al lado de Jennifer López. Una película divertida pero ciertamente menor. Luego en el 2006, al igual que Alfonso Cuarón, dirige uno de los capítulos de “Paris, je t'aime”, donde también aplica su cuota de romanticismo con “Pigalle”. Esta suerte de documental romántico tiene la participación de directores de la talla de; Emmanuel Benbihy y Olivier Assayas “Quartier des Enfants Rouges”, Frédéric Auburtin & Gérard Depardieu “(Quartier Latin”, Gurinder Chadha “Quais de Seine”, Sylvain Chomet “Tour Eiffel”, Joel & Ethan Coen “Tuileries”, Isabel Coixet “Bastille”, Wes Craven “Père-Lachaise”, Alfonso Cuarón “Parc Monceau”, Christopher Doyle “Porte de Choisy”, Vincenzo Natali “Quartier de la Madeleine”, Alexander Payne “14e arrondissement”, Bruno Podalydès “Montmartre”, Walter Salles & Daniela Thomas “Loin du 16e”, Oliver Schmitz “Place des Fêtes”, Nobuhiro Suwa “Place des Victoires”, Tom Tykwer “Faubourg Saint-Denis” y Gus Van Sant “Le Marais”. Una constelación de grandes directores. Este metraje no debería faltar en la videoteca de los románticos empedernidos. 100% recomendable. Finalmente el 2007 hace el guión y dirige por primera vez a Hilary Swank, en el film “Freedom Writers”, acompañada de Patrick Dempsey, Scott Glenn e Imelda Staunton. Es un drama escolar, en donde Hilary Swank hace de profesora de lengua y se tiene que enfrentar a estudiantes pandilleros, de zonas marginales. Es un buen film, algo lento, por la historia, pero con un buen guión. Creo que “Posdata; Te Amo”, es una película que sigue la misma tendencia de “Freedom Writers”, ya que se trata de la adaptación del ser humano a un escollo complejo y lleno de problemas que afrontar y luego superar. Si bien, me he extendido en la descripción de los antecedentes de Richard LaGravenese, lo he hecho para que puedan no solo conocer su obra, sino entender el tipo de películas que ha proyectado en sus guiones, básicamente historias de seres humanos con frondosos retos que asumir e intentar por todos los medios posibles de salir airosos.

En el caso de los protagonistas, Hilary Swank, es un caso sui géneris. A los nueve años protagonizó la película “El libro de la selva”, interpretando el personaje de "Mowgli". También fue una gran deportista que compitió en las olimpiadas junior, en natación y que alcanzó el quinto puesto, como mejor atleta juvenil en el estado de Nebraska. A los 16 años, se trasladó con su madre a Los Ángeles, donde ingresó en la universidad para estudiar artes dramáticas, y donde empezó a actuar en el teatro profesionalmente a los 18 años. Comenzó sin suerte en la película “Buffy, la caza vampiros” en 1992. Pasó el tiempo y en base a esfuerzo y estudio, se superó, con algunos problemas con las empresas productoras, incluidas. Hasta que le llegó el momento con “Los Muchachos no lloran”, en donde descolló. Es una actriz que se ha dado el lujo de lograr el honor y la posteridad al conseguir ganar 02 Oscares a mejor actriz protagónica, antes de cumplir los 30 años. Hoy está por cumplir los 34 y su proyección es envidiable Sin lugar a dudas tiene un talento especial, para adaptarse a cualesquier tipo de personaje. Su capacidad interpretativa es extraordinaria, así como su bella figura, su hermosa sonrisa y su capacidad atlética. Es de lejos la mejor actriz norteamericana de su generación, pese a quien le pese. No lo digo yo, lo han dicho Nicole Kidman, Cate Blanchett y Meryl Streep. Inmediatamente después de “Posdata; Te Amo”, filmó “Labyrinth”. Sus 03 proyectos ya confirmados son; “The Laws of Motion”, “Amelia” y “Flangdan”. Su filmografía incluye películas como, “Freedom writers”, “The Reaping”, "La Dalia Negra", “Red Dust”, "Million dollar baby", segundo Oscar a mejor actriz, “Iron Jawed Angels” película sobre el feminismo y la consecución del voto de la mujer en los EEUU, "11:14 Destino Fatal”, "El núcleo", "Insomnio", "El misterio del collar", "The Gift", y "Boys don't cry", donde interpretó a un muchacho, técnicamente una proeza reconocida por todos y que le valió su primer Oscar por mejor actriz. En el caso de Gerard Butler, 39 años, escocés de nacimiento, canadiense de corazón, se nota claramente el acento en la película, tuvo que comerse literalmente 07 películas de regular para abajo, incluyendo “Tomb Raider II”, hasta lograr un reconocimiento parcial de la crítica por su papel en el film "El Fantasma de la Ópera” de Andrew Lloyd Webber, Luego trabajó en un film poco visto, pero que tuvo una gran aceptación de la crítica internacional, “Mi Querido Frankie”, con Emily Mortimer, donde reemplaza a un padre biológico en esa función. Una notable actuación. 100% recomendable. Pero sin duda, su éxito más mentado, es con el personaje del rey Leónidas en “300”, de Zack Snyder. Muy buena película y destacada actuación del forzudo y esbelto rey de Esparta, que con solo 300 soldados espartanos, se enfrentan a un multitudinario ejército persa. De ahí filma “Posdata; Te Amo” y luego junto a Pierce Brosnan y María Bello el film “Shattered”, que debe de estar estrenándose muy pronto en la cartelera limeña. También tiene una muy buena película de aventuras junto a Jodie Foster y Abigail Breslin, titulada “Nim's Island”, hecha recientemente. Ya se estrenó en EEUU, supongo que en Julio, para fiestas patrias, debe estar por Lima. Sus proyectos futuros son “Game”, “The Untouchables: Capone Rising”, ambas ya filmadas, “The Ugly Truth”, “Law Abiding Citizen” y “Cómo entrenar a un Dragón” en el 2009. Creo que es un actor muy interesante, ha demostrado su versatilidad en “Posdata; Te Amo” y estaremos atentos al estreno de “Shattered”, un intenso thriller psicológico donde Pierce Brosnan interpreta a un psicópata y Gerard Butler a la víctima. En fin, un escocés frente a un irlandés. Volviendo al film, sin duda alguna, la actuación de la película se la lleva Kathy Bates, una actriz de una prestancia y categoría muy particulares. Ella representa el lado oscuro pero que se va aclarando con el transcurso del film hasta llegar a brillar con luz propia justo al final de la cinta. Estamos hablando de otro nivel de interpretación. Hace un desarrollo artístico muy completo pese a que no es protagonista sino secundaria. Se comporta como consejera, madre espiritual, sufrida, dulce, melancólica, enamorada y hasta hipócrita. Kathy Bates de 60 años, ganó un Oscar en el año 1990 por “Misery”, un peliculón donde se lo come de un bocado a James Caan. Ha trabajado en “Titanic”, “Acción Civil”, Colores Primarios”, “Dick Tracy”, “Tomates verdes fritos”, “Un muchacho llamado Norte”, “El misterio de la libélula”, “El Puente de San Luís Rey”, “A propósito de Schmidt”, donde hace un desnudo impresionante. Siempre buscando papeles secundarios, a veces los más complejos, Kathy Bates destaca y emociona. Esta vez no es la excepción. En cuanto a Lisa Kudrow, hace un papel relativamente específico, aunque es buena actriz, no de mis preferidas. Es más una actriz de TV que de cine. Una mujer con mucha suerte más que talento. Es muy hermosa, pese a haber pasado los 44, algo similar a Gina Gershon, que con la Kudrow, complementa el trío de amigas con Hilary Swank, en forma correcta. Lo que si queda claro, es que Gershon, de 46 años, se ha hecho una cirugía plástica muy notoria, poco estética. Pareciera que en el año 1997, cuando filmó junto a Travolta y a Cage, “Face Off” o “Cara contra Cara”, le picó el bichito. Quien luce algo tristón, pero que su presencia nos recuerda inmediatamente al Jazz, es Harry Connick, Jr., en el papel de Daniel. Connick, de 42 años, es todo un referente musical. Es un cantante y pianista, cuyo repertorio y estilo se aproxima al jazz por la vía del swing y de la canción popular norteamericana. Se le considera un “Crooner”, dentro de la estilización generada por Frank Sinatra. En la película, Connick, hace lo suyo, no desentona, pero tampoco convence del todo. Como señalé antes, está medio triste, a pesar que le toca bailar con la más bonita. Es una cuestión de apreciación. En su filmografía hay buenas películas; “Memphis Belle” 1990, la historia bélica del famoso Bombardero Memphis Belle, en la segunda guerra mundial, con Matthew Modine, Eric Stoltz, y John Lithgow entre otros. “Copycat” 1995, con Holly Hunter y Sigourney Weaver, “Hope floats” 1998, con Sandra Bullock, donde es protagonista de un romance con ella, actúa también Gena Rowlands, Rossanna Arquette, y lo dirigió nada menos que Forest Whitaker. Una película sin mayores atractivos. De lo ultimo, “My Dog Skip”, “Basic”, con John Travolta y Samuel Jackson, y “Bug”, con Ashley Judd, el 2006. En fin, creo que el elenco es el correcto, el guión adaptado interesante, y la dirección cumple su misión. Más adelante complementaremos el apartado técnico.

La película empieza muy bien, de una forma novedosa, dinámica y contagiante. Son casi 12 o 13 minutos, de una intensidad y un ritmo vertiginoso para este género de películas. Se propone un extenso, pero necesario dialogo de pareja, entre los protagonistas principales, Hilary Swank y Gerard Butler, mujer y marido, donde la discusión entre ambos, es magistralmente representada en escena. Es muy recomendable observar al detalle, tanto la interpretación de Swank como la de Butler, porque son patéticas y magníficas a la vez. Hilary, es encantadora, sensual y defiende con uñas y dientes su punto de vista, aunque sea éste vulnerable y suene a rabieta más que a lógico. Trata de explicar el futuro incierto que les aguarda, pero a través de la inmadurez de su marido, y no desde su frustración y complejos. Esto aumenta la controversia y ensalsa la porfía, con la ironía pasajera que Gerard impone, comportándose como un niño adulto y Hilary como la esposa aburrida e impaciente. Hilary, con un golpe mágico, va desvistiéndose y le agrega intimidad a la secuencia, es un escenario retratado con astucia y maestría. La atmósfera es deliciosa y transgresora, porque las posiciones encontradas se alejan y se acercan de lo razonable en forma permanente, dándole una vibración especial a una pelea de boca casi sin sentido, pero necesaria, y que enfrenta pataletas y caracteres. Se tratan de delimitar territorios, pero los argumentos se van diluyendo y perdiéndose en la anécdota. Ambos son presas de una privación similar, no tienen suficiente dinero y no soportan la rutina del trabajo. Llevan casi nueve años de casados y no encuentran aún el camino. Sin embargo, la razón esgrimida para la polémica es sustanciosa. Gerard le ha contado a la madre de Hilary, Kathy Bates, que van a tener un hijo, que ya es tiempo de ser padres. Hilary piensa que no es el momento material, quizás el biológico. No hay dinero, apuntan a la compra de una vivienda más acomodada, ya que viven de alquiler, en un segundo piso de un antiguo edificio en el viejo centro de New York. Finalmente, luego que la controversia llega a su nivel más extremo, Gerard amaga con ser la víctima y logra su propósito. Ambos tuvieron culpa. Ambos tendrán que ceder y reconciliarse. Acá termina lo más sustancioso de la película, pero no lo más importante del mensaje de la misma. Hilary Swank es una gran actriz pero Butler no se queda atrás, está en el mismo nivel y ritmo interpretativo de la Swank, lo que hace deliciosa esta parte de la película. Me sorprendió la actuación melodramática de Gerard Butler, quien hace gala de una gesticulación y pronunciación oportuna, donde en el grueso intercambio de frases cargadas, no se sobreponen las palabras ni las acciones, divirtiéndonos y asombrándonos por una fluidez adecuada. Dejo en el aire lo relativo a la química artística entre ambos protagonistas. Algunos piensan que no es una pareja que como tal, haga juego, otros arguyen lo contrario. Luego vienen los créditos de la película, que están bien pensados, por la combinación de fotos en blanco y negro, pasajes de New York, lugares comunes, establecimientos, avenidas concurridas, en color, para luego volver a fotos en blanco y negro de la pareja. Es una parte imperdible de la película, ya que visualmente, es impecable y el diálogo soberbio, de lejos lo más atractivo del film. Pero, de pronto, sin entrar en el mundo de la enfermedad, deterioro y muerte, Holly Kennedy, - Hilary Swank - se ha quedado viuda pocos días antes de cumplir 30 años, se sume en una profunda depresión y desesperación porque su alma gemela ya no está, murió de un tumor cerebral. Aquí la película toma otro rumbo, diferente al inicial, se pasa de caliente a frío, sin mediar sensación tibia. Richard LaGravenese introduce, desde su experiencia y dominio del género, un truco original y llamativo. Gerry Kennedy, - Gerard Butler - meses antes de morir, planea como ayudar a su mujer, desde su ausencia, a llevar el sufrimiento, a facilitar la pérdida, porque su amor era infinito, verdadero, y sabía que ella no lo podía soportar por si misma. La conocía demasiado bien. Su plan oculto consistía en utilizar a personas cercanas de Holly, dejarle cartas programadas, una por mes, en donde le daba instrucciones precisas de cómo tenía que ir sorteando las dificultades que él pensaba, irían sucediéndose, hasta que ella pudiera valerse por si misma, redescubrirse y despegar nuevamente. Gerry había sido el único hombre en la vida de Holly, salvo una relación coyuntural de 04 meses. En el primer envío, justo en el cumpleaños número 30 de la hermosa viuda, llega una torta y una grabación. La obliga a salir a divertirse con sus amigas. A partir de la última carta, Holly estaría preparada para empezar una nueva vida, pero teniendo en cuenta una señal que su corazón tenía que detectar a tiempo. Un detalle que justifica el título, al final de cada carta Gerry colocaba la siguiente coleta, Posdata; Te Amo.

No creo prudente, desmenuzar la trama en detalle, porque no es el objetivo de la entrada, ni contribuiría a la polémica que pretendo se pueda generar. Solo he comentado la escena inicial, 12 o 13 minutos, y un repaso general porque es una licencia que puedo tomar. Lo demás es tarea del espectador y luego de los bloggers. Por lo tanto, queda instalada la discusión. Como lo decía al principio, el gran dilema es buscar en el fondo del argumento, si el proceder de Holly es el correcto al cambiar intempestivamente de vida. Es difícil no caer en el clímax del sentimentalismo, cuando uno se refiere a una temática tan dura y poco habitual. Quizá la discusión inicial que trasciende en el film, retrate en el fondo, una Holly ya presa de la desesperación y el desconsuelo, aún con la compañía de Gerry. Es una percepción que tuve y que hasta ahora me da vueltas, es decir, con o sin Gerry, el proyecto de vida en pareja, estaba en decadencia, había llegado a un límite prohibido, donde la misma pareja debe siempre luchar por no llegar, aunque luego la circunstancia se calme, con besos y caricias, palabras propias del momento y saludable sexo. Me refiero, principalmente, al proyecto económico, que es tan íntimo y determinante como el propio sexo. Pero luego me doy cuenta que si bien, lo económico es importante, el amor lo es más y ahí es donde se fortalece la debilidad de Holly y Gerry, se amaban a pesar de todo. Eran tal para cual, el amor de sus respectivas vidas. Acá es donde se empieza a tejer un manto muy pesado sobre la frágil Holly. No estaba preparada para tan duro golpe. Nadie lo está, pero de una u otra forma había que intentar salir del problema, porque el desconcierto y la depresión te vulneran y luego te matan. Que tiene Holly a favor y qué en contra para ir superando el obstáculo. Acelerar su sosa vida social, buscar en donde sabe que no va a encontrar alguna posibilidad, reemplazar de inmediato a Gerry con otra relación coyuntural de 04 meses etc. El que Holly se entregue a su dolor es una fortaleza o una debilidad. El hecho que sus dos mejores amigas, su madre, sus hermanos y Daniel estén al lado de Holly, cambia de alguna manera el proceso de sufrimiento, lo esconde, lo disimula o lo agrava. Si Holly extraña y sigue amando a Gerry, porque lo imagina, lo sueña y lo busca a través de la voz del contestador de su teléfono celular, cómo lograr el cometido del mismo Gerry, que se enamore de otro a pesar de su recuerdo y acostumbramiento. Cuales son los procesos por los cuales tendría que pasar Holly para encontrar finalmente esa señal que Gerry le escribía en su último envío. Finalmente, cuales podrían ser aquellas nuevas emociones que Holly tendrá que encontrar para recobrar su estabilidad emocional y apegarse a la posibilidad de reencontrarse con la felicidad que por momentos, creyó inalcanzable. Un buen ejercicio para un tema complicado. No es una película como “El Orfanato”, en donde el director logra que a través de trucos perfectamente hilvanados, el espectador se introduzca si o si en la trama. “Posdata; Te Amo”, es una posibilidad real dentro de una vida real, aunque la ficción se encargue de recrearla. En el apartado técnico, no existen mayores inconvenientes. Una dirección correcta, bien construida y realizada de una forma convencional. El guión es bueno, novedoso y mantiene una secuencia articulada, adaptado de la novela de Cecelia Ahern, escritora de gran éxito e hija del actual primer ministro irlandés Bertie Ahern. No queda duda que pudo ser mejor adaptado y más prolífico, pero está lo suficientemente claro. Por lo menos los mensajes son claros y entendibles. Quizás podamos cuestionar alguna escena en particular o que al final sea demasiado perfecto, casi idílico, pero no influenciaría en el objetivo propuesto por el blog. Me pareció encontrar una cierta similitud con la forma de escribir y dirigir de Cameron Crowe, ganador de un Oscar por el guión original de la película “Almost Famous”, aunque no tenga tanta profundidad en las escenas. La dirección artística es correcta, aunque ya hice la salvedad si la química entre los protagonistas le brinda o no un valor agregado a la película. Locaciones correctas, vestuario y maquillaje de acuerdo a la época, una fotografía correcta y sólida. La música es buena, muy recomendable. Hay una canción cuando velan la urna de Gerry, llamada "Fairytale of New York” de la banda británica de rock “The Pogues”, muy bien puesta. En el aspecto de edición los cortes de secuencias están perfectamente logrados, el sonido está bien mezclado, no interfiere y la fotografía se luce sobretodo en los bellos paisajes irlandeses. Una buen film, entretenido y llevadero, nada extraordinario, pero que tiene un tema muy atractivo para la discusión, la viudez en las personas jóvenes. Hasta la próxima.
PEPE DERTEANO